UN TURISTA EN EL VALLE DE LA LUNA, por G. Jovialiste, escritor (Dr. Eduardo Brieux Clement, abogado).

 

UN TURISTA EN EL VALLE

 

DE LA LUNA

 

 

 

Por GRAND JOVIALISTE

(Dr. Eduardo Brieux)

 

 

 

———–&—————

 

AVISO LEGAL:

EL PRESENTE ENSAYO ASÍ COMO LA VERSION ORAL GRABADA, Y LAS RESPECTIVAS REPRODUCCIONES EN CASETES Y EN FOTOPRINT SE HALLAN REGISTRADOS.

DEPOSITO LEGAL en la DIRECCIÓN NACIONAL DE DERECHOS DE AUTOR Nro. E. 67.140

ES PROPIEDAD INTELECTUAL DEL AUTOR.

TODOS LOS DERECHOS ESTÁN RESERVADOS

———–&—————

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

———–&—————

VIAJE AL VALLE DE LA

 

LUNA.

 

 

Ahora me voy a referir al llamado VALLE DE LA LUNA, o ISCHIGUALASTO, o ICHIGUALASTO (es el nombre de un cacique que mandó a los indios en la zona), o AGUADA DE LA PEÑA, y recordar un viaje de mi propio hermano Agrimensor GUILLERMO P.J. BRIEUX (1930 – 2001) autor del poema

NOCHE DE BRUJAS EN BUENOS AIRES, que se puede leer en

http://personales.ciudad.com.ar/brieux/3.html

quien fue uno de los primeros turistas (si no, el primero, puesto que los demás fueron paleontológos), en viajar a dicho lugar que está en la provincia de San Juan en el límite con la provincia de La Rioja.

 

 

 

Con ese hermano realicé en 1954 un viaje a PIEDRAS BLANCAS, en la provincia de San Luis, durante cuyo transcurso sin abrigo, ni agua suficiente, ni recursos adecuados, ni baqueano, subimos peligrosamente hasta la llamada CABEZA DEL INDIO.

 

Pusimos todo un día en subir a la cima, subir es difícil pero no es nada en comparación con bajar, transcurrió la noche con nosotros saltando entre pizarras de piedras para no sufrir el frío y gritando para alejar a los pumas (león americano de la zona), y al día siguiente descendimos no sé aún cómo pues corrimos peligros a granel, y casi al final nos sorprendió la oscuridad nueva en una de las bajadas.

 

Pasamos las mil y una. Y hasta descubrimos una gruta enorme.

 

Pero volvimos con vida para contarlo, y ahora para poder rememorarlo al pasar.

 

En algún otro momento, me ocuparé de esta aventura en particular.

 

¿QUÉ ES EL VALLE DE LA LUNA?

 

 

Está cerca de la población LOS BALDECITOS, en la provincia de San Juan.

Es una hondonada enorme de unos cincuenta kilómetros de largo por unos diez o doce kilómetros de ancho, algo así como unos quinientos kilómetros cuadrados.

Hace millones de años ahí había un lago.

Alguna vez hubo un cataclismo terráqueo, y el agua se fue por la hoy conocida como Quebrada de la peña.

Y quedó la olla cóncava. Y las barrancas coloradas.

Generalmente no llueve; pero cuando alguna vez llueve se forma por esa quebrada una peligrosa y caudalosa corriente de agua que arrastra piedras y sedimentos y deja al descubierto vestigios de vida, muerta hace millones de años.

No fue necesario excavar como en otros lados.

La misma Naturaleza fue quien puso al descubierto los esqueletos de algunos de esos animales y de esos vegetales de otros tiempos.

El suelo no absorbe mucha agua, la que corre por los cauces naturales, pues está compuesto de arena y de rocas de tipo arcilloso, y cada vez que llueve se lleva una capa superficial dejando al descubierto lo que está debajo.

El sitio conocido como EL MORADO posee un color azul intenso.

En cambio, EL COLORADO una extensión de seis kilómetros se muestra de color terracota.

Otros sitios son EL GUSANO donde se han encontrado helechos petrificados, VALLE PINTADO, CANCHA DE ROCHA donde aparecieron restos fósiles, LA PALOMA, EL SUBMARINO, HONGOS en cuya proximidad hay un bosque petrificado, ELEFANTE ECHADO, EL KIOSCO, RÍO DE LAS TOTORITAS.

En la época en que mi hermano, agrimensor en ese entonces de la DIRECCIÓN GENERAL DE TIERRAS, organismo nacional desaparecido, realizó el/los viaje/s al VALLE DE LA LUNA, para acceder al sitio tuvo que solicitar los servicios del baqueano de la zona el

Sr. VICTORINO JESÚS HERRERA.

 

 

 

Quien fue el verdadero descubridor del yacimiento paleontológico.

Pues en esa región se han encontrado esqueletos de DINOSUARIOS y de otros SAURIOS que vivieron hace unos ciento ochenta millones de años, helechos, árboles, ramas petrificadas.

Algo que no se suele decir es que en el lugar hay una MINA DE CARBÓN abandonada, y que en el VALLE DE LA LUNA hay URANIO.

Por lo que me contó mi hermano, el gaucho VICTORINO HERRERA con gusto accedió a acompañarlo varios días para recorrer el lugar.

De noche durmieron al sereno allí mismo entre las rocas, improvisando sus lechos apoyándose en las mismas y protegiéndose del frío nocturno con los ponchos como hacen los baqueanos.

 

Me acuerdo que le pregunté si no había sentido miedo por los pumas y por las víboras, y recuerdo que me respondió que no, pues HERRERA había llevado su rifle y era un paisano muy diestro.

¡MUY BUENA PERSONA! – agregó.

Y que en ese sitio despertar al alba para él había constituído una experiencia inolvidable, invalorable, única por lo extraordinaria.

En Argentina se le dice baqueano o baquiano a un experto o ducho en un lugar.

Y vaya que lo era HERRERA según me relató mi hermano puesto que durante toda su vida venía recorriendo lo que hoy turísticamente se conoce como el PARQUE DE LOS DINOSUARIOS o VALLE DE LA LUNA, y que en aquél entonces era solamente conocido por HERRERA, y por unos pocos paleontólogos extranjeros.

 

Y, HAY QUE DECIRLO:

ABSOLUTAMENTE DESCONOCIDO o TAL VEZ IGNORADO POR LAS AUTORIDADES DE ESE ENTONCES, TANTO NACIONALES COMO PROVINCIALES; Y POR TODOS LOS DEMÁS.

ESO MISMO ES LO QUE OCURRE HOY EN DÍA RESPECTO DE MUCHOS LUGARES.

SON CIEGOS, NO VEN O NO QUIEREN VER LAS RIQUEZAS TURÍSTICAS PROPIAS.

 

 

 

Uno de los saurios descubiertos lleva su nombre: “HERRERA

SAURIO”.

Los restos fósiles de estos animales prehistóricos extinguidos se hallan en el MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DE LA PLATA, provincia de Buenos Aires;

y en el MUSEO DE ZOOLOGÍA COMPARADA DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD.

Como lugar para ver – a mí me parece – que por las formaciones de las rocas y en general por el aspecto que presenta allí la Naturaleza, se asemeja a LOS MOGOTES, y a TAMPALAYA.

El clima es desértico, con variaciones durante las horas de Sol, y descenso de temperatura en las horas nocturnas.

 

 

 

GRAND JOVIALISTE (Dr. Eduardo Brieux)

—————————-&———————–