LA PRIMER ARGENTINA EN NAVEGAR EN UN CATAMARÁN EL ATLÁNTICO DESDE INGLATERRA HASTA BUENOS AIRES IDA Y VUELTA, por G. Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux Clement).

CATAMARÁN

LA PRIMER ARGENTINA EN NAVEGAR EN UN CATAMARÁN EL ATLÁNTICO DESDE INGLATERRA HASTA BUENOS AIRES IDA Y VUELTAPor GRAND JOVIALISTE

(Dr. Eduardo Brieux)

 

———–&—————

AVISO LEGAL:

EL PRESENTE ENSAYO ASÍ COMO LA VERSION ORAL GRABADA, Y LAS RESPECTIVAS REPRODUCCIONES EN CASETES Y EN FOTOPRINT SE HALLAN REGISTRADOS.

DEPOSITO LEGAL en la DIRECCIÓN NACIONAL DE DERECHOS DE AUTOR Nro. E. 67.140

ES PROPIEDAD INTELECTUAL DEL AUTOR.

TODOS LOS DERECHOS ESTÁN RESERVADOS

———–&—————

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

———–&—————

LA PRIMER ARGENTINA EN NAVEGAR EN UN CATAMARÁN EL ATLÁNTICO DESDE INGLATERRA HASTA BUENOS AIRES IDA Y VUELTA

 

La doctora en Farmacología CONSUELO AGRELO CRAMPTON, una Porteña del barrio de Caballito de la ciudad de Buenos Aires (Argentina), y su esposo REGINALD CRAMPTON (de nacionalidad Inglesa),

 

ambos jubilados y matrimonio residente en Inglaterra muchos años, habían planeado desde el TÁMESIS venir al RÍO DE LA PLATA en su catamarán de nombre Tahitiano VAHINE II, o sea en castellano: “Niña bonita II”.

Concretamente al puerto nuevo de Buenos Aires de la República Argentina.

 

El día de la partida de este crucero oceánico de 17.000 millas, y de tres años de duración, comenzó

la GUERRA DE LAS MALVINAS entre Argentina y Gran Bretaña,

país integrante de la NATO.

 

¡UNA GUERRA QUE NO ESPERABAN!

 

¡QUE NO ESPERÁBAMOS! SI EN EL MUNDO QUE VIVIMOS, LAS POTENCIAS RESPETASEN REALMENTE EL DERECHO.

PUESTO QUE POR TÍTULOS HISTÓRICOS Y LEGALES CONFORME CON EL DERECHO INTERNACIONAL:

LAS MALVINAS SON ARGENTINAS.

 

Ya con el VAHINE II navegando en el agua del TÁMESIS era tarde para detener la travesía comenzada, y el proyecto de volver al país natal de uno de los dos esposos. Por otra parte, el Inglés era un señor muy pacífico.

 

El barquito: Se trataba de un catamarán de 9.84 m de eslora (largo del barco) y de 4.42 m de manga (se refiere al ancho), y de 2.5 toneladas de desplazamiento, construído en 1969 en Inglaterra con capacidad de habitabilidad cómoda para cuatro tripulantes, y máxima para seis u ocho.

 

No obstante, disponían de dos cuchetas individuales en cada casco de los dos, y de dos camarotes con cama de dos plazas en cada popa, cocina, salón central con una mesa de navegación y otra para comer, armarios grandes, y baño.

 

Tenía dos motores fuera de borda y llevaban ciento cincuenta litros de combustible para los mismos.

 

El agua potable iba en tres bolsas plásticas de noventa litros cada una, o sea en total disponían de una reserva de doscientos setenta litros de agua para beber.

 

Una particularidad ingeniosa:

Para evitar que en el supuesto de vuelco el catamarán quedara flotando con el mástil hacia abajo – lo que en este tipo de multicascos suele suceder – le pusieron una “galleta” flotadora de un metro de diámetro al tope del mástil que parecía un plato volador.

Este truco pretendía evitar que un vuelco sobrepasase los noventa grados y a la vez procuraba permitir que el catamarán pudiera ser adrizado, o sea pudiera ser vuelto sin mayores dificultades a la posición normal de navegación.

 

El catamarán puso rumbo a Viscaya, a Portugal y Madeira, arribó a Las Canarias, cruzó el Atlántico, navegó aguas del Brasil y del Uruguay, y por fin llegó a Buenos Aires:

 

Donde le fue negada la entrada al país en razón de constituir una nave enemiga puesto que enarbolaba pabellón Británico.

 

Veamos como cuenta la Argentina CONSUELO AGRELO DE CRAMPTON este episodio bélico:

 

“El martes 14 de febrero, zarpamos de Colonia a las once y media. Era una mañana maravillosa y enseguida dejamos atrás la isla Farallón.”

 

En el río de la Plata hay abundantes cascos hundidos, troncos, y camalotes.

Un tronco semisumergido produjo un impacto en la nave inglesa de nombre Polinésico sin lograr hundirla.

 

Sin embargo, levantó las palas de los timones, de manera que logró producirle una avería significativa que impediría su llegada.

 

Desde Buenos Aires se seguían los acontecimientos, y se avisó a la madre de CONSUELO que el arribo del catamarán se demoraría hasta tanto se solucionare el problema.

 

El marido logró reparar uno de los dos timones y el viaje del catamarán Inglés continuó hacia la capital de la Argentina hasta conseguir amarrar en el Yacht Club Argentino de Dársena Norte.

 

Pero no los dejaron desembarcar, ni siquiera para saludar a la familia que los esperaba en el muelle, con la que se comunicaban por gritos y por señas desde la cubierta del catamarán.

 

¡Arbitrario, inhumano, insólito, y duro innecesariamente!

 

Especialmente, si tenemos en cuenta que uno de los dos era una Argentina nativa que tenía derecho a ingresar en su patria.

 

Y que el otro tripulante era su esposo legal de toda una vida.

 

Que se trataba de un catamarán inofensivo, o sea de un barco de placer o deportivo.

 

Que ambos eran pacíficos profesionales jubilados en un viaje de descanso.

Que se venía la oscuridad de la noche.

Que estaba anunciada una tormenta en el río.

Y que se trataba de una embarcación con averías por lo que de acuerdo con las leyes internacionales tenía derecho a permanecer en el puerto hasta su reparación.

De ahí cruzó el río de la Plata y llegó al puerto de Colonia de Sacramento en la República Oriental del Uruguay, fue a Florianópolis en Brasil, a las paradisíacas playas de Angra Dos Reis, visitó el Caribe, tocó las Bahamas, los Estados Unidos, y volvió a Inglaterra.

 

CONSUELO AGRELO CRAMPTON fue la primer Argentina que ha cruzado el océano Atlántico en un catamarán.

 

El libro que escribió lo tituló UN CATAMARÁN EN APUROS, y fue editado por Biblioteca de a bordo, Buenos Aires, 1991.

 

Ella escribió lo siguiente:

 

“DURANTE TRES AÑOS VIVIMOS EN LOS REDUCIDOS LÍMITES DE LA CABINA DEL VAHINÉ II PERO AFUERA SE EXTENDÍA UN ESCENARIO SIN FRONTERAS, EN PERMANENTE CAMBIO, QUE NOS MARCÓ PARA SIEMPRE.”

 

“SIN FALSAS MODESTIAS, Y DESDE LA HUMILDAD QUE SENTIMOS ANTE LOS INSONDABLES MISTERIOS DEL MAR Y DE LA NATURALEZA HUMANA, APRENDIMOS A CONOCER NUESTRAS LIMITACIONES Y A POTENCIAR NUESTROS TALENTOS.”

 

“HOY, A CINCO AÑOS DEL REGRESO A INGLATERRA, SEGUIMOS CONVERSANDO SOBRE EL VIAJE Y AÚN CUANDO TODAVÍA PERSISTEN INTERROGANTES NO DEVELADOS, EL RÉDITO DE AQUEL DESAFÍO INICIAL SE HA INSTALADO PARA SIEMPRE EN NUESTRAS VIDAS.”

 

“A AQUELLOS QUE TAMBIÉN SE HAN SENTIDO MOTIVADOS A SOLTAR AMARRAS HACIA UN PROLONGADO CRUCERO PERO QUE TODAVÍA NO LO HAN CONCRETADO LES PUEDO ASEGURAR QUE TRAS CADA CRISIS SUPERADA LA SENSACIÓN DE LOGRO COMPENSA HOLGADAMENTE CUALQUIER TRIBULAIÓN PASAJERA.”

……………………………………

 

“SIEMPRE AGRADECERÉ A MI MARIDO QUE ME ENSEÑÓ A NAVEGAR, BRINDÁNDOME LA OPORTUNIDAD DE QUE AQUELLA AVENTURA PERDURE PARA SIEMPRE.”

 

(En páginas 223/224 de UN CATAMARÁN EN APUROS por CONSUELO AGRELO CRAMPTON).

Con motivo del Comentario anterior he mencionado al RÍO DE LA PLATA que es realmente un río excepcional.

¿Un río excepcional?

Pues…: ¿Por qué?

Deseo explicar:

No solamente porque se trata del río más ancho, sino por sus aguas de color marrón.

 

En su lecho lodoso se guardan restos de antiguos y de recientes naufragios donde se hallan tesoros cuantiosos.

“EL RÍO ARRASTRA FRENTE A BUENOS AIRES EL LIMO DE MEDIA AMÉRICA DEL SUR, Y VA CONSTRUYENDO BANCOS, ISLAS, DELTAS , Y MÁS PAMPA”

 

(En pág. 21 de GEOGRAFÍA DE BUENOS AIRES, por FLORENCIO ESCARDÓ, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1966).

 

Se calculan en varios miles los barcos naufragados.

Y en muchas más las historias, y las leyendas que les conciernen.

 

[ Vale la pena hacer una digresión para recordar un libro interesante, y recomendable especialmente para que lo lean los que se interesen por esta temática, pues trata sobre la historia de los barcos hundidos en las playas del Tuyú, no muy lejos del río de la Plata, prácticamente un poco más allá de su desembocadura.

Esa obra está titulada LA FANTASÍA DEL NAUFRAGIO, y fue escrita por ADRIANA SILVIA CRISTINA PISANI (Segunda edición, Buenos Aires, 1991). ]

 

Además, esta agua fue navegada por piratas durante los primeros siglos de la colonia.

 

EDUARDO MADERO, en su HISTORIA DEL PUERTO DE BUENOS AIRES, en unas páginas recuerda los merodeos de los corsarios ingleses en este río.

 

Lo mismo, PAUL GROUSSAC en “MENDOZA Y GARAY”, cuando escribe sobre el corsario EDUARDO FENTÓN.

 

Pero el historiador ENRIQUE DE GANDIA ha escrito un libro extenso y único, o pionero en esta materia, titulado HISTORIA DE LOS PIRATAS EN EL RÍO DE LA PLATA (Librería y Editorial Cervantes, Buenos Aires, 1956).

 

En los tiempos aquellos el temor al ataque de piratas era permanente.

 

La costa del Río de la Plata era tenida presente por los piratas no por sus riquezas, sino por haber mujeres y algunas cosas saqueables como ser armas, joyas, enseres, víveres, y por constituir una escala posible.

 

No hay que olvidar que se hallaba en el camino de los barcos a vela al estrecho de Magallanes, en aquél entonces paso forzoso para ir al océano Pacífico.

 

¿QUÉ SALVÓ A BUENOS AIRES DEL ATAQUE DE LOS PIRATAS?

 

En HISTORIA DE LOS PIRATAS, el historiador ENRIQUE DE GANDIA lo dice claramente:

1. “LAS TORMENTAS DEL MAR, LAS COSTAS BRAVÍAS Y

LOS BANCOS DE ARENA SUBMARINOS A LA ENTRADA DEL RÍO DE LA PLATA”. Una “fortificación inexpugnable” natural.

 

2. “EL FUERTE DE LA CIUDAD CONSTRUÍDO A RAÍZ DE UNA IDEA DE DON FERNANDO DE ZÁRATE.”

 

Sobre piratas y bucaneros; pero en el Caribe, he adivinado más que leído un libro de aventuras por el mar entretenido escrito en italiano DA TOLONE ALLA TORTUGA, cuyo autor es JACK GROUT (Editado por U.& Mursia, en 1972, Milán).

 

Del lado Uruguayo se estiman en más de dos mil (¡2.000! ) los barcos que yacen en el fondo, entre ellos hay algunos galeones, otros son veleros, muchos son mercantes…

 

Ya se han rescatado varios tesoros.

http://www.diabolik.com.ar/collado/delaplata.htm

 

¿En qué consisten?

En alhajas, y objetos artísticos realizados en oro, en plata, y en otros metales donde se hallan engarzados diamantes, brillantes, rubíes, y otras piedras preciosas.

 

En oro amonedado, en plata.

Y en cosas, en armas, en cañones, partes de los barcos, y en muebles utilizados en los siglos pasados. Testimonios del pasado Americano, y…

¿Oh, sorpresa? :

Europeo, Asiático, y Africano.

 

Además, se estima que allí enterrados se pueden llegar a encontrar valiosos objetos pertenecientes a los pueblos precolombinos.

 

Y se pueden hallar grandes fortunas, consistentes en contrabandos de la época de la colonia española, y algunos más modernos.

Es verdaderamente un estuario tan grande como un mar.

 

Y, a veces, en esas aguas se suscitan tempestades importantes, las que han costado vidas y/o pérdidas.

 

Se cuenta que en el siglo XVIII…

Un día hubo una bajante, o retiro de sus aguas…

Tan grande que se pudo cruzar a caballo – vadeando los canales – desde la costa Occidental de la Argentina, hasta la de la Banda Oriental perteneciente al Uruguay.

Ese acontecimiento ha sido relatado por MANUEL MUJICA LAINEZ, en el libro MISTERIOSA BUENOS AIRES, editado por Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1.975, en la página 156 en el capítulo titulado EL PASTOR DEL RÍO.

 

Según MUJICA LAINEZ la bajante se produjo en el amanecer del miércoles 30 de mayo de 1.792.

 

Las aguas desaparecieron asombrosamente, y el barro llegó hasta el horizonte.

Aquí y allá se vieron algunos bancos.

Pero prevaleció un lodazal gigantesco.

Desde la costa se pudo ver sumergido en el fango el casco de un navío francés hundido, y algunas anclas antiquísimas.

El Virrey don Nicolás de Arredondo estaba preocupado pues temió que el río se hubiera retirado definitivamente.

Pero las aguas volvieron ese mismo día cuando el viento del sudoeste denominado PAMPERO cesó de soplar furiosamente.

 

Nunca con estas características extraordinarias volvió a repetirse este fenómeno natural.

 

Reproduzco de mi LIBRO DEL ASADO que se puede leer en:

http://personales.ciudad.com.ar/brieux

 

los siguientes párrafos por estimar que resulta pertinente ilustrar sobre las condiciones meteorológicas que se dan en este estuario enorme:

 

[ En el RIO DE LA PLATA si hay viento el barómetro tiende a bajar, excepto cuando éste se sostiene, y si comienza a NUBLARSE POR EL SUR OESTE significa que viene un pampero.

Suele suceder en el verano.

Y es como un cambio abrupto de clima, pues corrientemente ocurre luego de un aumento durante un tiempo de la humedad y la temperatura ambiente. ]

 

FUENTE: 40 AÑOS NAVEGANDO EN EL RIO DE LA PLATA libro del PROFESOR HORACIO NINO, Ed. Sabalain, Buenos Aires, 1.984.

 

[ El Pampero es un viento frío y seco, violento y fuerte.

La temperatura desciende rápidamente.

La Sudestada es un fenómeno meteorológico que se origina en el litoral pampeano y se caracteriza por su alto contenido de humedad.

Las estadísticas revelan que en la zona en promedio anual llueve 1.080 mm ]

 

FUENTE: CRÓNICA LOCA, de VICTOR SUEIRO, Ed. VSD, pag. 78.

 

 

[ Y que en la región del RIO DE LA PLATA el clima es templado y que la temperatura media suele ser de 20 a 25 grados centígrados.

En invierno cabe esperar una temperatura cercana al cero grado para abajo o para arriba y una máxima de diez a quince grados a mediodía.

En verano la temperatura máxima a mediodía suele alcanzar los 35 grados C.

Por la proximidad del río más ancho del mundo que es como un mar por su tamaño, por lo común el calor se percibe como CALOR HUMEDO. Bastante.

La humedad relativa promedio es del 79%.

Y la de hoy debe ser otro valor cualquiera mayor porque: ¡QUÉ HUMEDAD! ]

 

Y en nuestros días: ¿Qué hay en ambas orillas?

Cuando navegamos en un velero, tanto en marzo como en septiembre…

En tanto oímos en las jarcias el lamento del viento contemplamos el velamen…

Ymientras escuchamos el sonido del agua del surco que nos va revelando un compás concorde con el oleaje…

Por popa, vemos que nos vamos alejando de la gran ciudad.

…. Y que finalmente la perdemos en el horizonte de las olas…

La ciudad de Buenos Aires, que posee una superficie de unos doscientos dos kilómetros cuadrados y alberga una población más o menos estable estimada en alrededor de tres millones de habitantes que aumenta a diez u once millones en las horas diurnas.

 

“PAMPA Y RÍO PONEN AL HOMBRE DE LA CIUDAD FRENTE A UN PAISAJE MÁS GRANDE QUE EL INDIVIDUO; ANTE UNA Y OTRO EL SER SIENTE DE UNA MANERA MUY HONDA Y MUY PRECISA, QUE NO TIENE NI TENDRÁ MÁS PERSPECTIVA QUE LA QUE ÉL SE CONSTRUYA, NI MÁS LIMITACIÓN QUE LA QUE ÉL SE TRACE”

(FLORENCIO ESCARDÓ, en la obra ya citada supra).

 

Sobre la costa Argentina, mediante relleno se han ganado tierras al río de la Plata, que forman parte de la zona conocida como RESERVA NATURAL.

También se ha urbanizado y modernizado la zona conocida como PUERTO MADERO, donde se halla la FRAGATA PRESIDENTE SARMIENTO, ex buque escuela de la Armada y actualmente Museo.

 

Y del otro lado del río, cuando llegamos hasta allí podemos ver la parte Uruguaya, donde se encuentran las ciudades de Colonia, y de Montevideo, capital de ese país.

 

 

En CRÓNICAS DEL EXTRAÑO BUENOS AIRES, su autor

ALBERTO BLASI BRAMBILLA

(Segunda edición, Ed. Tres Tiempos, Buenos Aires, 1.984), en página 81 relata que el nombre del RÍO DE LA PLATA no fue siempre RÍO DE LA PLATA.

 

Ya sé, ya sé, algunos lo recordarán.

Que fue llamado MAR DULCE por su descubridor JUAN DÍAZ DE SOLÍS.

 

Pero no.

No.

Y que el poeta y escritor LEOPOLDO LUGONES lo

bautizó: EL RÍO COLOR DE LEÓN.

NO.

En una época el nombre del RÍO DE LA PLATA fue:

 

¡RÍO DE AOS!

 

¿Por qué?

 

Pues así era llamado por los primitivos habitantes del lugar que fueron los INDIOS.

Ya que AOS en la lengua indígena significa LOBOS.

Y los había, vaya si los había, especialmente en la cercanía de la actual ISLA MARTÍN GARCÍA.

Claro que los LOBOS DE MAR constituían uno de los alimentos de los indios que los asaban a fuego moderado.

En una oportunidad, cuenta BRAMBILLA, la LOBERÍA que se componía de cerca de TRESCIENTOS MIL animales, salvó al capitán español don DIEGO GARCÍA y a su tripulación de la muerte por hambre (En página 82, obra ya mencionada).

¿Por allí, en la actualidad, alguien ha visto en el río tal cantidad de lobos de mar? ¿Qué habrá pasado?

En el siglo XVIII la presencia de esa multitud de lobos de mar hizo que la gente del lugar llamara RÍO DE LOBOS al RÍO DE LA PLATA.

 

Bueno, realmente es un río de

HOMBRES CONOCEDORES DEL MISMO, VERDADEROS LOBOS DE MAR.

 

Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux)

———————&———————-

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

—————&————————-