LA IMAGINACIÓN, por G. Jovialiste, escritor (Dr. Eduardo Brieux Clement, abogado).

La IMAGINACIÓN, por Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux).
LLamada despectivamente “loca de la casa” no es una facultad desdeñable.
Ella es la base de nuestra creatividad al facilitarnos la creación de modelos alternativos de los reales.
Ella nos ayuda a prevenir probables efectos de sucesos.
Ella contribuye a ponernos a salvo. Ella nos sirve para evadirnos por períodos de una realidad a veces monótona u opresora. Ella – según algunos – puede conectarnos con mundos paralelos; o ensoñados.
“A nivel intelectual creemos que nuestra atención monovalente e inteligencia es lo máximo posible en la Naturaleza.
A nivel personal estamos creídos que somos: Seres super.
Que los Ovnitas tienen que ser más o menos similares en cuanto a percepciones y al procesador o mente, aunque con mayor
capacidad cerebral y más sapiencia porque fantaseamos que tienen mayor antiguedad como especie viviente.

No. No. Tal vez son más recientes y se graduaron rápido y “cum laude” en la carrera de la vida civilizada.

¿Pero somos el único modelo de mente? ¿O puede haber miles de millones diferentes adaptadas a otras naturalezas? ¿Acaso la

LEY DE LA EVOLUCION rige acá, y no allá? NO, NO PUEDE SER.

En la pluralidad de los miles de millones de mundos poblados por inteligencias posibles casi seguro es que estas “taras” sean

distintas de las nuestras, y no por eso bajas inteligencias. Muy por el contrario. Taras mayores, seguramente.

Por ejemplo, cualquiera que sepa algo sobre insectos y animales en general sabe que algunos de estos bichos – término que

usamos peyorativamente – disponen de órganos naturales en cierta forma admirables que no posee el hombre.

Instrumentos naturales estimables de los que la evolución natural los ha ido dotando para la supervivencia de su especie.

Verdaderas maravillas que te pueden dejar en el otro mundo. Aunque las posea una víbora, una araña, un vampiro, o cualquier

otro excrementicio.

Entonces como especulación aunque más no fuere cabe inferir que un ser Extraterrestre puede haber desarrollado un aparato

psíquico diferente al del hombre. No por ésto inferior o superior, sino diferente.

Muchos piensan que el origen del rumor de los Ovnis está en la imaginación humana.

Qué simplificación. La “loca de la casa” no es una facultad desdeñable. Ella es la base de nuestra creatividad al facilitarnos la

creación de modelos alternativos de los reales. Ella nos ayuda a prevenir probables efectos de sucesos. Ella contribuye a

ponernos a salvo. Ella nos sirve para evadirnos por períodos de una realidad a veces monótona u opresora. Ella – según

algunos – puede conectarnos con mundos paralelos; o ensoñados. Ella que se deje de embromar.

Ella es una puerta de salida. Pero también es de entrada. En definitiva nos permite soñar, macanear, proyectar, macanear,

elucubrar, macanear, especular, y macanear.

¿Cómo se puede pensar lógica e insensatamente, luego de observar y clasificar en este pequeño planeta millones de especies

vegetales y animales que no puede haber vida en un universo tan inmenso?

No sé. ¿Alguien lo sabe?

¿Cómo pueden estar tan seguros que su conciencia sea la única en este mundo? Después de enseñar a usar más de cien

palabras a algún pájaro en laboratorio. Después de comprobar que posee suficiente falta de inteligencia como para soportar un

cuchicheo sencillo con un ser humano que le habla de cosas extrañas.

¿Estaís locos o estoy solo?

Lo mismo ha ocurrido con chimpancés, que luego del aprendizaje si quisieran podrían abrir hasta cuentas de ahorro, o

depositar en mi alcancía. Seguro, pero no los dejan entrar al Banco por razones de seguridad de los monos.

¿Cómo se puede afirmar que somos los únicos seres inteligentes? ¿Y en todo ese universo inmenso habiendo tantos que no lo

somos ni en la Tierra? ¿Han tomado su medicina?

La inteligencia no es única, puede asumir muchas formas. No es la misma la del hemisferio derecho, que la del cerebro del

izquierdo.

No es la misma la de las distintas incapacidades humanas. Me refiero a la del matemático, a la del abogado, a la del naturalista,

a la del literato, a la del músico, a la del pintor, y a la de otros.

¿Y la conciencia, la facultad de reconocer y de reconocerse, y de reflexionar? Luego de comprobar las aptitudes de un

mamifero acuático como el delfín, luego de oir anécdotas de actos realizados por éstos, o por perros que han salvado vidas:

¿Cómo?

Hace muy poco oí un relato que realmente demuestra la inteligencia del animal. Locuras que todos tenemos.

Que se da cuenta hasta de nada. Que entiende sin palabras; más de lo que no suponemos.

Es decir, que posee un intelecto no verbal muy difícil de hablarlo. No humano, sino animal. Pero inteligencia al fin, y en principio

no tan escasa como a veces se me ha comprobado mediante tests irrefutables.

 

Que comprende cosas que muchos no sospechan siquiera que las percibe.

Por ejemplo, los delfines. Tienen calidad. Como los San Bernardo. Y los…etc, etc, especialmente.

“EL SABER DEPENDE DEL NUMERO DE CONOCIMIENTOS QUE UN HOMBRE HA ADQUIRIDO. ES UNA

CUESTION DE CANTIDAD”.

“LA CULTURA DEPENDE DEL MODO EN QUE EL HOMBRE SE CONDUZCA. ES UNA CUESTION DE

CALIDAD”.

                                          CARL G. JUNG

 

“EN UNA OBSERVACION PANORAMICA, LA CULTURA ES MUY PARECIDA A LA BUENA EDUCACION”.

“UN INGENIERO CULTO ES EL QUE, ADEMAS DE SABER CONSTRUIR UN PUENTE QUE NO SE CAIGA,

PINCHA LA ACEITUNA DEL MEDIO PORQUE SABE, TAMBIEN, QUE LAS OTRAS ACEITUNAS,

RODEANDOLA, NO LA DEJARAN ESCAPAR.” (Y, no se sorprenda, pero una ardilla lo aprende en dos semanas, y yo en

otra vida).

Fragmento de LA ACEITUNA DEL MEDIO, capítulo de LA CALLE DEL GATO QUE PESCA, de WIMPI, Ed

FREELAND, Bs. As., 1.978.

 

Hemos reseñado la situación con respecto al espacio exterior conocido por la humanidad.

¿Pero… y nuestro espacio interior?

Muy sencillo: De eso no se habla.

Hay miedo. ¡Valiente consuelo!

De acuerdo con Jung nuestra mente se compondría de un fundamento que hay que mirar de perfil, de frente, de atrás, y del otro

costado.

Algo así como una piedra basal, donde reinaría un Inconciente Colectivo común para toda la humanidad. Después habría un

Inconciente Personal. Luego una Sombra, especialmente cuando el Sol se pone. Y, finalmente, nuestra Conciencia Egoica o de

todos los días con la que nos identificamos. Es decir, lo que denomina la Persona o a veces vida de perro.

¿Qué es la Persona? ¿Se la presentaron? No se preocupe si no la conoce. Lo que el sujeto, y los demás que lo tratan, creen

que es. Naturalmente lo que no es.

Es decir, el individuo en el papel familiar, profesional, social, laboral. Pero adentro, en el interior, segun indica Carl Jung hay

mucho más de lo que casi todos juzgamos que hay desde nuestro yo, yo limitado por las barreras culturales y del ego.

Ese interior se compone de los distintos estratos indicados. No hay esmeraldas.

La Sombra se suele manifestar en las expresiones negativas del individuo. Asimismo en sus sueños, en sus juicios sobre otros,

en sus opiniones vulgares, etc. Es lo más accesible a la mirada introspectiva de la gente después de lo de la playa nudista.

El Inconciente Personal, según sea varón o mujer, se personifica mediante el Anima o el Animus.

También es distinguible para un espectador atento en la conocida animosidad que a veces nos embarga; ¡¡¡¡¡¡GRRRRRR!!!!!

Una capa mas profunda es el Inconciente Colectivo, que se manifiesta a través de signos SINCRONICOS y de símbolos. Por

lo general, en la actividad inconciente de un sujeto, por ejemplo, en sus sueños.

Y ALGUNOS SOSPECHAN QUE ES LA FUENTE DE LOS OVNIS Y DE LOS OVNITAS, y del sombrerito tirolés que

me compré.

El hombre puede temer a lo desconocido e inescrutable e incluso a sí mismo, porque no puede conocer la potencial

peligrosidad que ello puede ocultar para su dicha, para su seguridad, o para su supervivencia. Demasiado riesgo.

Hay miedo de las apariciones de personas, así también de las apariciones de Ovnis. Avisan de elementos extraños en la

Babilonia diaria.

Pero no de estas otras: quisiera que me aparecieran los mil dólares que perdí en el bolsillo de otro del omnibus.

Rábanos. ¡No hay derecho!”

 

Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux).

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

————&—————–

AVISO LEGAL:

COPYRIGHT @ DR. EDUARDO BRIEUX – 2.000.

DEPOSITO LEGAL Nro. E. 62.995.2.000 –

GRAND JOVIALISTE. COPYRIGHT @ DR. EDUARDO BRIEUX – 2.000.

DEPOSITO LEGAL Nro. E. 67.140.2.000.

ES PROPIEDAD INTELECTUAL DEL AUTOR.

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN REAL O VIRTUAL

TODOS LOS DERECHOS ESTÁN RESERVADOS

————&————————-

———–&———

PARA COMUNICARSE.

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

—————&—————