INVESTIGACIÓN SOBRE UN RUIDO EN BUENOS AIRES QUE ESCUCHARON DIEZ MILLONES DE PERSONAS AL MISMO TIEMPO, por G. Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux Clement).

INVESTIGACIÓN SOBRE UN RUIDO EN BUENOS AIRES QUE ESCUCHARON DIEZ MILLONES DE PERSONAS AL MISMO TIEMPO.
por Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux)

————-&————————-

AVISO LEGAL:

COPYRIGHT @ DR. EDUARDO BRIEUX

DEPOSITO LEGAL Nro. E. 62.995 –

GRAND JOVIALISTE. COPYRIGHT @ DR. EDUARDO BRIEUX –

DEPOSITO LEGAL Nro. E. 67.140.

ES PROPIEDAD INTELECTUAL DEL AUTOR.

TODOS LOS DERECHOS ESTÁN RESERVADOS

FUENTE EL LIBRO ELECTRÓNICO EL LIBRO DE LOS OVNIS de GRAND JOVIALISTE (Dr. Eduardo Brieux).

————&————————-

INVESTIGACIÓN SOBRE UN RUIDO OÍDO POR MILLONES DE PERSONAS AL MISMO TIEMPO

“A veces se han oído algunos ruidos desusados en la atmósfera.

Un caso doméstico ocurrió sobre la CIUDAD DE BUENOS AIRES, que enseguida paso a contar, y que muchos lectores

mayores recordarán sin duda.

Consistió en un sonido – que yo mismo oí, y los habitantes no sordos de la ciudad y alrededores, unos OCHO MILLONES

DE PERSONAS – una tarde del año 1.973.

Para ser más preciso: el día 18 de setiembre, cerca de las 5 P.M. hora de aquella época de Buenos Aires.

Un estampido similar oído en Estados Unidos que fue producido por un OVNIBUS.

El LIBRO DE LOS CONDENADOS de CHARLES FORT (Publicado en 1.919; en castellano editado por C.S. ediciones,

1.992, Buenos Aires) – que fue hecho sobre la base documental de varias decenas de miles de noticias periodísticas – abunda

en otros testimonios pasmosos donde hay constancias de la presencia probable de Ovnis en aquellos años sobre los cielos

terrestres, en que por la gracia de Dios no se pagaba nada por un viaje aéreo ni por uno espacial.

Sin embargo esta noticia fue publicada en MONTHLY WEATHER REVIEW del año 1.907, en el ejemplar Nro. 310 y

transcripta en EL LIBRO DE LOS CONDENADOS, de CHARLES FORT: “El 2 de julio de 1.907, en la ciudad de

Burlington, en Vermont, EEUU se oyó una terrorífica explosión, y una bola de fuego, un objeto luminoso cayó del cielo, o mas

bien una construcción aérea, parecida a un torpedo.”

El episodio fue relatado por el Sr. Obispo John S. Michaud de la siguiente forma: “Yo estaba en la confluencia de las calles de

la Iglesia y del Colegio, cara al Howard Bank, con el rostro vuelto hacia el este, en plena conversación con el ex-Gobernador

Woodbury y A.A. Bluell cuando, sin la menor advertencia, fuimos sacudidos por lo que se parecía a una terrible e insólita

explosión, evidentemente muy próxima. Al levantar los ojos a lo largo de la calle del Colegio, observé un cuerpo en forma de

TORPEDO, a cien métros de distancia, que tenía el aspecto de estar estacionado, suspendido en el aire, a quince métros por

encima de los edificios más altos. Tenía alrededor de dos métros de largo y treinta centímetros de diámetro, su pared exterior

parecía de color oscuro, y aquí y allá surgían lenguas de fuego como otros tantos semáforos. Poco después, el objeto se puso

en movimiento, muy lentamente, y desapareció hacia el sur por encima de los almacenes Dolan Hermanos.”

Es el testimonio de un Obispo, y en 1.907. ¿También lo van a poner en duda?

Tanto en 1.864, como en 1.880, y también en 1.882, fue visto un aparato muy parecido a lo que luego fue el dirigible, o

Zeppelin. Y es lo que yo mismo ví, conforme ya atestigué en capítulos anteriores, y que llamo el Ovnibus.

El 18-09-1973 fue un día hermoso, claro, sin el más mínimo atisbo de mal tiempo. Lo recuerdo.

De repente un estampido sacudió a la gran Buenos Aires, e inclusive a nosotros. Fue un estruendo tremendo.

Quedé asombrado pensando que había sucedido un atentado terrorista importante.

¡Todo vibró, todo se sacudió en más de cien cincuenta kilómetros cuadrados edificados, y el gordo que estaba conmigo no se

había sentado en ninguna silla!

Fue una estrépito fantasma ya que nada explotó.

Exclusión obvia de mi rabia por no saber qué pasaba. Este fue el segundo sonido que se oyó.

Nadie supo de donde provenía el ruido, aunque algunos próximos a partir de viaje miraron en sus maletas. Eran tiempos de

bombas.

Al día siguiente los periódicos hablaron de una posible reyerta de de una pareja formal desavenida: La materia, y la antimateria.

Roce conyugal que podría haber causado el ruido, pero… ¿Y si fue un Ovnibus? (Porque yo a esos nunca los oí pelear en el

departamento de al lado).

Meses antes – el día 6 de marzo de 1.973 – un fenómeno misterioso semejante se había producido en la ciudad de MAR DEL

PLATA.

Aún antes – el día 31 de octubre de 1.953 – el mismo fenómeno insólito e inexplicable se produjo en todo el sur de la provincia

de Santa Fe.

Y como le quedaba chico ese territorio inmenso se extendió el ruido en todo el norte de la de Buenos Aires, ambas zonas de la

Argentina, grandes como países europeos.

Remito al lector al episodio Estadounidense de 1.907 que aclara lo sucedido en 1.973 sobre la ciudad de Buenos Aires.

[ _” ¿Casi treinta años después? ¡Eh Jovialiste! ¿Qué te pasa? ¿Recién hoy las personas que viven en la ciudad y en sus

alrededores se vienen a enterar de tu versión de lo que realmente pasó aquel día? ¡No puede ser! ¡Se te va la mano y te atrasa

muchísimo el reloj! ¡Mejor te hubieses quedado callado! El pasado solamente le interesa a los historiadores.”

“Pero no se trata de episodios sucedidos únicamente en 1.907, en 1.953, y en 1.973. Oí lo siguiente: ” ]

“Transcurridos otros cinco minutos, la luz comienza de pronto a perder intensidad, hasta desaparecer por completo: en el

mismo instante en que se “apagó” esta luz, se OYO UN RUIDO MUY POTENTE, MUY POTENTE. BUENO, YO CREIA

QUE SE ACABABA EL MUNDO. UN RUIDO POTENTISIMO. FUE MUY RARO,PORQUE YO NUNCA LO

HUBIESE…NO SE COMPARARLO CON NADA. YO NUNCA OI UN RUIDO COMO AQUEL. Al insistir tratando de

que la testigo explique la naturaleza de este RUIDO FINAL, nos dice que fue mucho más fuerte que un trueno y que sólo

podría compararse al que harían muchas motos juntas.”

” En pag. 93/4 de INVESTIGACION OVNI, libro de VICENTE-JUAN BALLESTER OLMOS, editado por Plaza y Janes,

Barcelona, España, abril de 1.984. Se trata de un testimonio de un suceso ocurrido el viernes 25/6 de agosto de 1.978 en

Arroes, Villaviciosa, Asturias.

¡TAMBIEN EN ESPAÑA ! ¡VIVA ESPAÑA! ¡GRANDE!

[ “¿Ahora te das cuenta que ese episodio del pasado puede volver a repetirse, y en cualquier momento – tal vez hoy mismo –

convertirse en la noticia del día de aquí o de cualquier otra parte del mundo? ¡Ya no precisaremos especular como en

1.973!

 

Porque acabamos de brindar una explicación apoyada en pruebas testimoniales que constan en documentos gráficos y

en libros.

La historia se suele repetir, por consiguiente interesa a mucha gente no verse sorprendida de nuevo con un desconocimiento de

lo que pasa. Todo lo que puede ser conocimiento es bueno de por sí ya que nuestro Universo no es solamente materia y

energía sino que es ante todo:….Información. La información está en forma de leyes matemáticas, físicas, químicas,

astronómicas, biológicas, etc, etc tanto en la materia como en la energía. ” ]

El 6 de enero de 1.996 el diario CLARIN de Buenos Aires informa que en el LABORATORIO EUROPEO DE FISICA DE

PARTICULAS, conocido con la denominación CERN, ubicado en GINEBRA, en SUIZA, por primera vez el hombre habría

logrado la creación artificial de un atómo de antimateria de hidrógeno.

La existencia teórica de la antimateria parece que había sido prevista en 1.930 por DIRAC.

Poco tiempo después – en 1.932 – se descubrió la existencia del antielectrón por obra del físico CARL DAVID

ANDERSON.

Por este descubrimiento recibió en 1.936 el premio Nobel. Anderson, había nacido en 1.905.

Esta antimateria que debiera existir teóricamente al parecer era inhallable en el Universo.

De manera que afirmar que el 18 de setiembre de 1.973 se produjo ese empalme en la alta atmósfera sobre Buenos Aires es

por lo menos aventurado.

Suposición por suposición me quedo con la del OVNIBUS, porque hay una antecedente histórico concreto en el que hubo

TESTIGOS PRESENCIALES conforme se prueba más arriba.

Sin embargo, la unión de la materia con la antimateria parece que podría provocar una fuente enorme de energía.

Algunos escritores de ciencia ficción especulan que esta energía producto del encuentro entre ambas “irreconciliables” puede

ser la que en el futuro utilicen las naves humanas para la exploración cósmica, ya que el hombre y los problemas son

compañeros inseparables. Y eso no es ficción.

Ya mencionamos algunos ruidos inusitados.

Recordamos el trueno oído por toda la población de la CIUDAD DE BUENOS AIRES y de sus

alrededores el día 18-09-1973. El que fue un día hermoso sin ningún signo de mal tiempo.

Fue una estrépito fantasma ya que nada explotó.

Y demostramos con el aporte de prueba documental histórica que ese estruendo se debió a un Ovnibus.

Y no a la antimateria, como se conjeturó en aquel día.

“EVIDENCIA DE HOY, IMAGINACION DE AYER”. WILLIAM BLAKE (De EL MATRIMONIO DEL CIELO Y DEL

INFIERNO).

Respecto de fragores en la atmósfera recordemos que la explosión sucedida el 30 de junio de 1.908 sobre el río Tunguska en

Siberia tuvo la fuerza destructora de una bomba nuclear de hidrógeno.

Pero nada, nada, nada…nada indica que los Ovnis hayan tenido algo que ver con ese suceso.

Esa detonación se debe haber escuchado a mucha distancia del lugar.”

 

Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux).

———-&———-

E-MAIL:jovialiste@yahoo.com

—————&—–