CRÍTICA DE LA PELÍCULA MONSTER, INC, por G. Jovialiste (Dr.Eduardo Brieux Clement).

DE LA PELÍCULA MONSTERS, INC.
COMENTARIOS, y ACOTACIONES SOBRE “MONSTERS, INC.”
UNA PELICULA DE THE WALT DISNEY COMPANY CON DIBUJO DE PIXAR ANIMATION STUDIOS.

Por Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux),

Espectador de videos, escritor, abogado.

————-&————–

Este ensayo resume mi parecer solamente como simple espectador de este video encantador:

MONSTERS, INC.

LA PELÍCULA DE DIBUJOS ANIMADOS CON MAYOR ÉXITO EN LA HISTORIA DEL CINE HASTA EL DÍA DE LA FECHA 14/05/2005.

No soy crítico de cine, ni de espectáculos.

—————&——————

EPÍGRAFE:

Del “PEQUEÑO TRATADO SOBRE LA PIEDRA FILOSOFAL” (1677), del Filósofo y Alquimista Alemán Lamsprinck:

“Un espantoso dragón mora en el bosque

venenoso en el más alto grado, no le falta nada:

Cuando ve los rayos del Sol, y el fuego brillante

Derrama su veneno, y vuela tan extraordinariamente

que ningún animal queda vivo ante él,

hasta el punto de que ni el propio Basílisco puede igualarlo.

El que sabiamente haya aprendido a matarlo

Se librará de todos los peligros….”

–&—

MONSTERS INC.:

Como dice José Ingenieros, cada persona posee sus ojos. Ustedes los suyos, yo los míos. Obviamente.

Quizás, coincidamos en lo que vimos, y en las apreciaciones. Tal vez, no; tal vez, sí. No sé. Lea, y vea.

Y entonces, como otros espectadores, se dará cuenta que se trata de una película interesante, e importante, que vale la pena la vean tanto adultos como infantes.

A mí, me pareció una película:

1. Original.

2. Terapéutica.

3. Educativa.

4. Tierna.

5. Entretenida.

Y puede muy bien ocurrir que haya otros items además de los ya enumerados en los que luego piense.

¿Y a Usted?

¿Aún no la vió…? Caramba…

Bueno. Entonces no le contaré la historia; pero sí pondré en su conocimiento algunas pocas reflexiones, y muchos comentarios, para que pueda comprender que le conviene verla, especialmente si por razones familiares o pedagógicas está en contacto con los dulces y traviesos querubines.

La ficción es original, por varios motivos.

Uno de ellos, porque convierte a una película del género terror en otra del género comedia o entretenimiento (infantil).

Otro, porque se ocupa de disminuir el temor infantil.

Es terapéutica por las razones que consigno más abajo con más detalle que consisten en anular, o en reducir el miedo que los niños sienten frente a la temida aparición de entidades o de seres fabulosos imaginarios o no, que no se ven colectivamente en la vida real.

Este item es importante: Un ser humano miedoso es aquel que en presencia del peligro piensa con las piernas, escribió Joseph Addison allá por mediados del siglo XVII.

¿Qué destino le puede aguardar?

Probablemente el del oprimido.

Y “quién vive temeroso, nunca será libre” (Horacio)

En muchos sitios del mundo existen algunos miedos arraigados que sienten tanto niños como adultos.

Verbigracia sobre la posible existencia y presencia de seres extraños que algunas personas aseguran haber visto en algunos lugares; pero que no han sido contemplados por las demás.

En algunos dibujos animados al miedo se lo ha simbolizado en la figura de animales, como el prolífico conejo, el cornamentado ciervo, y el voluminoso elefante.

MONSTERS, INC. es una cinta educativa, porque entre otras cosas muestra a los adultos que no conviene asustar a los pequeños. Tampoco, con narraciones de terror, como mostrarles mis fotos.

El monstruo es un símbolo de “la fuerza cósmica en estado todavía embrionario o caótico”.

Aparece en algunas pinturas rupestres prehistóricas.

Figuran en EL LIBRO DE LOS MUERTOS DE LOS ANTIGUOS EGIPCIOS, el primer libro de la humanidad. (Traducido al castellano por Juan B. Bergua, Madrid, 1973).

Los más conocidos en las leyendas, y en las pinturas son la esfinge, el grifo, el dragón, la quimera, el grand, la salamandra, el minotauro, la harpía, y la hidra.

Sí, hay muchos más buenos vecinos.

Originados en el organismo humano ascienden desde algunos órganos del cuerpo y se convierten en residentes de la mente. Allí habitan la tierra de la fantasía.

O son seres nacidos en otros espacios tiempos, en otras dimensiones, en otros universos, en otras zonas oscuras del cosmos, en…

El célebre Cineasta Federico Fellini respondió a la pregunta: ¿Qué es la fantasía?

Con la respuesta siguiente:

_”La fantasía es una manera de configurar nuestra relación con la realidad y de vivirla, una precaución, un equilibrio particular en el cual nos colocamos para sobrevivir a la siempre peligrosa fricción entre lo exterior y lo interior.”

(En pag. 98 del libro RESPUESTAS A GRANDES PREGUNTAS, por Enzo Biagi (Ed. Planeta, Barcelona, 1978).

Por otra parte, MONSTERS, INC. es un film que está realizado en colores hermosos, con dibujos artísticos excelentes.

Lástima que los cabezales de mi máquina de video estén gastados. Tuve ciertas dificultades en la exhibición.

Y claro, a mis anchas no pude gozar de los dibujos, de la música, cuyo sonido se escuchaba tan bien como el que salía de las vitrolas de épocas pasadas, y tampoco pude contemplar la belleza cromática de los dibujos, transformada transitoriamente en únicamente el blanco, y el negro. Ambos con trajes a rayas.

Por todo lo dicho antes, estimo que se trata de un espectáculo realmente interesante. Digno de verse.

De utilidad social, y psicológica. Como digo más arriba, provechoso no solamente para los niños, sino también para los adultos.

Por ejemplo, aunque pueda ser algo trivial, veamos para quiénes.

Detallo:

Para la familia en general. Entonces para los padres, para los que van a serlo en un futuro más o menos cercano, para los abuelas/os, para las/os tías y tíos, y para los otros parientes más lejanos, que a veces están en contacto y hablan con niños.

Y claro que para los docentes, en especial para las Maestras y para los Maestros de los Jardines de Infantes, y Guarderías.

_ ¿Por qué?

Porque somos los adultos quiénes a los niños acostumbramos contarles los cuentos y las fábulas sobre supuestos monstruos, ogros, brujas, espectros, vampiros, unicornios, las suegras, e inhumanos en general.

El ogro se origina en el mito de Saturno que devoraba a sus propios vástagos o hijos.

“La estética del inconsciente es de fuerza, es capaz de mover, de empujar, de vencer” (En pag. 47 de EL ARTE DEL INCONSCIENTE por Iván Drenikoff-Andhi, editado por Monte Avila Editores, 1972, Caracas, Venezuela).

Ha impulsado en tiempos ya modernos a grandes artistas como el pintor Salvador Dalí, y como el escritor H. P. Lovecraft a ocuparse en algunas de sus producciones de mitos y de seres fabulosos.

Luego, estos personajes míticos, y negativos, como son de naturaleza sedentaria, estacionan en nuestras mentes, cobrándonos en la moneda susto, hasta el día en que la Parca, o sea la “Señora de la guadaña”, nos viene a cosechar (otro personaje de terror)

(_ Hoy no, no tengo cambio- Dígale).

O en el diván de la Psicoanalista nos tenemos que recostar durante varios años tres veces por semana para recordar el sueño de la víspera, y para hablarle sobre lo linda que está la fobia, y de otros acontecimientos personales.

Los supuestamente adultos somos quiénes hablamos a los niños mayores de un año acerca de la existencia de personajes tan fabulosos como:

El monstruo del lago (aunque ahora no estoy en el agua),

el hombre de la bolsa (vacía después del corralito),

el lobo disfrazado de abuelita:

[ “_ ¡Abuela, qué ojos tan grandes tienes”

_ ¡Es para verte mejor, hija mía!

_ ¡Abuela, qué dientes tan largos tienes!

_ ¡Es para comerte mejor!

Y, al pronunciar estas palabras, el malvado lobo se arrojó sobre Caperucita Roja y la devoró.”

Cuento de Perrault. ],

o el abominable hombre de las nieves (que al parecer no siente frío),

o tantos otros, como el hombre lobo que vaga por los campos y por los caminos solitarios durante la noche (_ No se aburre, el guacho).

Además, los grandes somos quiénes asustamos a los niños mayores de un año con amenazas como las de:

_”… Portáte bien que si no llamo a….”,

o…

_”….Ya Drácula me avisó que te viene a buscar. Prepara tus cosas”,

o…

… con relatos de ficción terroríficos.

Aún me acuerdo del escozor en la piel que sentí de muy chico al escuchar un cuento de éstos.

Y han transcurrido muchos, muchos años desde ayer.

Todavía en mi memoria puedo recordar que ese día como todos para mí era un feriado, y aún puedo ver aquella habitación iluminada por la luz crepuscular invernal.

Y puedo ver mentalmente a aquel pariente mayor ya fallecido, que para evitarnos el aburrimiento, o para tenernos ocupados, nos contaba ese relato espeluznante.

Eramos un grupo de pocos niños que temblábamos de miedo, y que sentíamos una ansiedad verdaderamente pavorosa.

Claro que nos entretenía, y que sí, que fuimos nosotros mismos quiénes le habíamos rogado insistentemente a X que contara algo de terror para sentir miedo (obviamente una actitud masoquista infantil).

Y puedo escuchar en los oídos de mi memoria las palabras de mi Mamá que venía de la cocina, y que con criterio le decía a ese pariente adulto que por favor interrumpiera el relato, que no nos contara más un cuento tan aterrador:

_ “MIRÁ X, ESTÁN MUERTOS DE MIEDO. NO SIGAS. NO SIGAS X (De nuevo oigo interiormente su querida voz protectora)”.

Sin embargo, a pesar o porque les permite jugar a sentir miedo, los niños gozan con los cuentos terribles, y con los relatos de misterios.

Supongo, que también porque les permiten ensoñar, y fantasear luego con un aspecto posible de la existencia psíquica.

Pero Amigas, y Amigos electónicos: Convendrán conmigo en que les inculcamos información excesivamente negativa.

Ya que los ogros, o los monstruos, a veces pueblan la mente; y otras veces no se conforman con tan pequeño ámbito, y hasta a nosotros mismos.

Por otra parte, la ensoñación, es un estado real.

(En LA POÉTICA DE LA ENSOÑACIÓN por Gastón Bachelard, Ed. Fondo de Cultura Económica, Breviarios, México, 1960, pag. 240).

Utilizado para la psicoterapia de niños y de adultos en el método terapeútico de acceso al inconsciente llamado “La ensoñación dirigida”, creado por Robert Desoille (“LECCIONES SOBRE ENSUEÑO DIRIGIDO EN PSICOTERAPIA, Amorrortu editores, Buenos Aires, 1973).

De noche, las figuras de monstruos pueden incursionar en algunos sueños, por lo común verdaderas pesadillas.

Según lo que escribe el Dr. Ernst Aeppli en su libro EL LENGUAJE DE LOS SUEÑOS (Ed. Luis Miracle, Barcelona, 1943, pag. 378:

“La aparición del monstruo en un sueño anuncia grandes contenidos psíquicos que, naturalmente, se hallan muy alejados de la conciencia.”

Y agrega que estos sueños de monstruos son difíciles de interpretar para el profesional.

Porque enseña el Profesor Aeppli constituyen vida intangible e inconcebible en el mundo diario. Tiene razón.

Los monstruos figuran en varios textos antiguos y modernos de religiones, y de leyendas mitológicas; pero la verdad es que ahora después de haber visto MONSTERS, INC. me parece que hablarles a los niños de esos personajes como pasatiempo o entretenimiento no es muy conveniente que digamos.

Pues literalmente los programan para una cobardía, o para la falta de coraje futuro frente a lo por ahora desconocido.

¿Qué pasaría con nuestro valor si en el momento menos pensado por la Humanidad, en un futuro próximo o lejano, desde el espacio cósmico o desde otros posibles universos paralelos, irrumpieran seres inteligentes o no, para nosotros monstruosos?

( EL LIBRO DEL OVNI en:

http://personales.ciudad.com.ar/brieux/2.html )

 

Y porque condicionan negativamente para la vida.

Dije miedo.

_ ¿A qué?

Y respondo: _ A lo anormal, a lo que escapa: A lo regular, a lo habitual, a lo corriente, a lo ordinario, a lo usual, a lo acostumbrado en la vida cotidiana.

Pues los seres fantásticos comúnmente no se los ve en la realidad diaria.

Por lo menos no los ve la mayoría de la gente.

No digo que no la totalidad de los seres humanos.

Puesto que hay personas que sufren los efectos de las drogas, que por razones de investigación científica o no consumen hongos alucinógenos (de acuerdo con algunos, son verdaderos y útiles cicerones para acceder a otros espacios psíquicos o dimensiones), que padecen de enfermedades mentales, o de delirios, o de los efectos de los tóxicos endógenos, o de los exógenos provenientes de sustancias consumidas, o de alucinaciones producidas por sus organismos, o de visiones de mutilaciones como las imputadas u ocasionadas por el llamado Chupacabras.

Mutilaciones que pueden ser reales o no.

Porque también pueden constituir una realidad inventada, y entonces ser artificiales, ya que hasta el presente de manera científica o indubitablemente no se sabe nada al respecto.

Ni tampoco existe la más mínima prueba objetiva de la existencia de tal “chupacabras”, o de tales seres.

(_ ¡Acá estoy!)

No obstante, hay gente que asegura haber visto a un chupacabras o a un sosías.

Por ejemplo en Carolina del Sur, un estado de Norteamérica, en 1976. (Del libro BEYOND THE IMPOSSIBLE (Más allá de lo imposible), por Richard Lazarus, Warner Books, Great Britain, 1994, pag. 486).

 

“Monsters, Inc.” es una película que aparentemente tiene el objetivo esencial de contribuir a quitar los miedos, y a extirpar los temores inculcados a los niños.

_ ¿Cómo?

De una manera ingeniosa: Dibujando los rostros de los “Monstruos” con expresiones bondadosas, antónimas de las de los otros conocidos desde antaño por todos.

Y efectuando los dibujos de las figuras por ejemplo con sonrisas con las comisuras de los labios para arriba, con expresiones afectuosas, y con miradas protectoras.

Haciendo que los Monstruos actúen con comportamientos civilizados (Viven en una ciudad, parecida a algunas de las Anglosajonas, llamada Monstrópolis), y que sean dóciles y bondadosos.

Que en la película se los presente como ciudadanos de esa urbe es congruente con lo que dicen algunos mitos preexistentes sobre que algunos monstruos viven en un sitio invisible que se hace visible por sólo una fracción infinitesimal de tiempo cuando se disipa la niebla eterna que lo protege de las miradas humanas.

(PASAJE A MAGONIA, por Jacques Vallee, Ed. Plaza&Janes S.A., Barcelona, 1976).

En la película los humanizados Monstruos tienen un problema grave cuando una niña entra en su mundo.

(¡Cuando chocan las especies!).

¿Qué se creían? El principio de Newton es de aplicación universal.

Tanto la “Acción”, como la “Reacción” rigen en todas las partes de este todo.

Si ellos (los monstruos), entran en nuestro mundo accediendo ya sea desde el placard, ya sea desde debajo de la cama, es lógico, inevitable, natural, legal, y compensatorio que un ser humano (la niña) penetre en el mundo de ellos (¡Caramba! Debieron pensarlo antes. En vez de sorprenderse del alcance de la mano cósmica!).

Y, también lo consigue a través del desarrollo del cuento.

Una trama de cuento algo lineal, que a mí me hizo recordar a la de la novela “Alegre” de Hugo Wast.

Un argumento cuyo hilo uno sigue con el mismo deleite e interés hasta el final.

Un detalle, una crítica, un comentario negativo:

Pero únicamente para la versión o copia doblada al castellano.

Me parece que estos monstruos son demasiados modernos para domiciliarlos en algunos países pobres y atrasados del tercer mundo.

Pues para abrir y cerrar las puertas usan la tarjeta magnética en vez de la llave tradicional.

En la casi totalidad de las puertas de las viviendas de los niños espectadores de los países con poco desarrollo (O mal administrados por gobernantes además corruptos y ladrones), éstas se abren y se cierran con llaves comunes.

La mayor parte de los niños creo que no saben aún de esta otra forma de abrir y de cerrar puertas, que consiste en pasar una tarjeta por una ranura.

Porque este sistema de cerradura magnética, por ahora comúnmente la poseen algunas escasas oficinas o comercios, los más importantes, o las viviendas de la gente rica.

Por otra parte, la película resulta linda de ver, o sea es estéticamente agradable.

Y entretenida.

En especial porque existen ciertos “gags”, recursos cómicos.

Porque hay acción.

Pasan cosas inocentes, y puras, que nos hacen regresar aceleradamente a aquellos días de la infancia en que no sabíamos en que antro nos estábamos metiéndonos. Todo embarrado.

Naturalmente, que se trata de una película de las catalogadas como “infantiles”.

Con lo que no estoy de acuerdo, por lo que ya expliqué más arriba, pues debieran verla los adultos, para no llegar a cometer los errores de las generaciones pasadas, y de las presentes.

Quizás los niños pequeños alberguen una dualidad:

1. Tengan temor de verla, más que nada porque sientan miedo de volverse a encontrar en la pantalla con los “monstruos” de su imaginación.

2. Al mismo tiempo no obstante quieran verla, y deseen jugar el juego de sentir miedo.

Traduzco del francés: “El juego es como K. Gross lo ha demostrado, la esencia y la razón misma de la infancia y de la juventud”

(PSYCHOLOGIE DE L´ENFANT ET PÉDAGOGIE EXPÉRIMENTALE, por el Profesor Dr. E. Claparède, 6ª. ED. LIBRAIRIE FISCHBACHER,PARÍS, 1916).

Algo ambivalente, y propio de infantes, pues tienen que aprender a vivir, y para ello la Naturaleza los dotó con el impulso de jugar, o sea de intentar simular la vida real del adulto.

Quieren sentir miedo por medio del significante (siguiendo a Lacan) “monstruo ” que significa en el diccionario entre otras acepciones: “Feo, o malo, o cruel”.

Pero de inmediato el significante “monstruo” con esa acepción de feo, malo, cruel, se transfiere al significante “monstruo” con el significado de bueno o de positivo o de amigo, pues lo que hacen esos personajes de esta película son actos bonachones, e inocentes.

No muda el significante; pero por reemplazo o sustitución cambia el significado. ¡Qué maravillosa es la naturaleza! No nos tiene fijos; nos da una posibilidad de escaparnos de nuestras cárceles mentales.

Y justamente es lo bueno de la película, que por este “efecto cadena del significante” (Lacan), o de transferencia de la energética emocional (Jung) subyacente en una idea, puede resultar catártica al estilo de la tragedia griega.

¿Se entiende?

Cualquier inquietud, puede escribirme. Soy accesible en tanto me lo permitan los viajes, los trabajos, los ocios. Mi dirección de correo electrónico figura al final de este texto.

Entonces, en principio a mí me parece una buena medicina para la mente, y para el alma infantil.

Puesto que ese miedo se metamorfosea rápidamente en entretenimiento, y las emociones negativas del temor son reemplazadas por las emociones positivas de la alegría, y hasta de la risa.

¿Qué mejor?

David Hartley es el autor de la obra titulada OBSERVATION ON MAN donde sostiene que “la primera vez que un niño ríe es tras inicialmente un momentáneo temor”, y que “siente entonces alegría como consecuencia de la desaparición de aquel miedo”.

En otra parte de su libro que trata sobre su teoría de la risa dice que los niños “aprenden a reir” como aprenden a hablar. Es muy interesante esta observación de Hartley.

Y que ríen “ante historias en las que surge una súbita alarma que se disipa de inmediato”.

De acuerdo con esta teoría es de esta forma que se produce la risa ante lo hilarante.

Yo, por mi modesta parte, no creo que se pueda universalizar un caso concreto como el descripto por Hartley, en efecto origen de risas.

Y como consecuencia de una observación verdadera se pueda formular una teoría o generalización comprensiva de todo lo cómico, o de todo lo que produce risa.

Porque me consta por haberlo estudiado e investigado, que tanto lo cómico como la risa, son asuntos sumamente complejos.

Donde las mejores mentes de la humanidad filosófica del pasado han naufragado durante más de 2.000 años.

Incluyo a Aristóteles, a Freud, a Bergson, a Gracián, a Lacan, a Goethe, a Schiller, a Pirandello, a Shopenhauer, a Baudelaire, a Baroja, etc y etc… y hasta a nuestro Rioplatense Wimpi.

No es tan fácil hacerme cosquillas. Ni tampoco, preciso previamente tener un miedo.

Vuelvo al film.

Que por lo dicho cree en la “Teoría de la Risa” de Hartley, puesto que conscientemente o no, cree que la aplica.

Pero no, la risa tiene otra fuente de generación.

Esta vez, los monstruos muestran actitudes, y caras amigables. Son simpáticos. Humanos: Fuertes, y débiles. No sólo lo primero.

Lo que asimismo puede ser bueno para ayudar a perder temor a las formaciones del inconsciente que suelen aparecer en las pesadillas, o en los buceos introvertidos cuando se ensueña, o en la oscuridad de la noche.

Me acuerdo que en mi dormitorio había un cuadro que mostraba el dibujo en colores de una luna en creciente, y sobre la misma sentado un niño ya grandecito, ahora supongo que era la pintura de un angelito.

Yo tendría cuatro o cinco años.

En esa época aún no se habían descubierto los antibióticos. Solamente se usaban sulfamidas, y a veces las enfermedades de origen infeccioso tardaban bastantes días en curarse.

Me recuerdo con fiebre alta, en mi camita con barrotes laterales mirando como la figura del dibujo del niño cobraba movimiento y se columpiaba en esa luna…

Y desde el cuadro para observarme asomaba su cabeza sobre la tela.

Parecía vivo, y yo sentía temor que se bajara de la luna, del cuadro, y que por la pared del cuarto viniera en dirección hacia mi persona, pues estaba inerme en el lecho, y él para mí era un desconocido.

¡Era ese ser tan real, y simultáneamente tan irreal!

Yo sentía miedo, hasta que me dormía. Sin embargo, era un miedo transitorio, pues al día siguiente solía mirárlo, a ver como era de día, y ya no me atemorizaba.

Nunca sentí necesidad de solicitar a mis padres que quitaran de inmediato ese cuadro de mi cuarto.

La película “MONSTERS, INC.” comienza con un chico que trata de dormir cuando se abre la puerta del placard de su dormitorio, y de ese ropero, en silencio sale un monstruo, el que se acerca a la cama en tanto mueve sus cuatro brazos.

Es otra vivencia que como la anterior, también he experimentado de pequeño, y creo que todos, o que casi todos la hemos tenido.

¿Serán imágenes del inconsciente colectivo? ¿Arquetipos? (Carl Jung)?

¿O alguna huella de influencias ancestrales (Gustavo Le Bon)?

¿O sólo un producto de la imaginación estimulada por la oscuridad, y por el miedo?

O… ¿Realidades de otro orden? ¿Por qué no? ¿Por qué el escepticismo? ¿Acaso no vivimos en un universo maravilloso?

Muchos hombres suelen ser muy realistas, y positivistas, claro que solamente hasta el día en que le pasa algo extraño e inexplicable para la razón humana, que es por naturaleza limitada.

La ausencia de luz equivale a la privación de los estímulos visuales.

Por ende, podría haber una necesidad imperiosa de actividad en alguna zona del cerebro, y entonces se produciría el fenómeno de la sustitución de las imágenes reales por otras provenientes de la propia mente, como un medio efectivo para satisfacer esa necesidad insoslayable. De tal forma, la Naturaleza a través de una ficción (Desequilibrio), compensaría; y entonces equilibraría todas las partes.

Y claro, el sujeto vería cosas emergentes de su imaginación proyectadas en la pantalla, en la oscuridad.

Por ejemplo, la cueva, la caverna despierta cierto temor a los niños, porque en los cuentos suele ser la morada del dragón.

Y también, es un lugar poco iluminado, ya que escasamente penetra la luz del Sol. Entonces, propicio para que se produzcan apariciones.

Además, Alí Babá y yo, sabemos que los cuarenta ladrones, bien contados, ni uno menos ni uno más, allí tienen su guarida.

En consecuencia, un armario, un placard de dormitorio, es una oquedad, un espacio vacío donde para los infantes (y no), puede haber alguien escondido.

 

De hecho, en los cuentos picarescos, lo primero que hace el marido engañado perteneciente a la cofradía universal de los cornudos es buscar en ese mueble al amante de su mujer, y son conocidos unos cuántos cientos de miles de chistes sobre el amante oculto en el placard (un monstruo para el esposo, y el esposo un ogro para el amante).

En cuánto a los personajes de la historia me parece que muchos de ellos detentan características que paradójicamente los pueden convertir en simpáticos y adorables a los ojos de la imaginación de los párvulos (En tanto la imaginación claro posea ojos. Oscuro).

Así, por ejemplo, la administrativa ROZ, asume un doble rol, pues al mismo tiempo que representa urbis el papel de Secretaria administrativa resulta ser un agente encubierto de la “Agencia de Detección de Niños”.

Respondo a una inquietud que intuyo. Claro que sí, que puede haberse producido una coincidencia significativa, un sincronismo, ya que como enseña el Profesor doctor Stanislav Grof (*) el fenómeno sincrónico es una experiencia transpersonal.

(* LA MENTE HOLOTRÓPICA, Ed. Planeta 1992).

¿Pero los niños pueden querer a una señorita o a una señora virtual que es un agente doble, y que descubre niños?

Sí, obviamente.

Lo mismo los adultos.

También, los puede llegar a asustar la función secreta que cumple esta “dama” laboriosa.

La que como ya señalamos, por su misión oculta, también está relacionada con ellos.

Y de esta manera impensada introducir en sus mentes un elemento de incertidumbre.

Una duda sobre la verdadera identidad de las mujeres que los rodean en la vida real, y una emoción de temor respecto del papel de ellas respecto de ellos. Puede originar pensamientos explicativos infantiles descabellados tipo mito.

Se le brinda a los infantes el modelo de una mujer que le gusta fingir, simular, aparentar, bajo el pretexto que lo efectúa por razón de su oficio (En el fondo: ¿Histeria?).

Algunas personas dicen ser tal cosa, y no, no lo son. O les agrada fingir, engañar, simular…Mentir. Se suelen meter en líos evitables, en situaciones difíciles de solucionar.

Usted es indulgente, se hace el distraído, y lo pasa por alto, porque como de Roz, además si es un observador objetivo advierte complacido que si se trata de mujeres están dotadas de mayor inteligencia que nosotros los varones, de grandes virtudes como la laboriosidad o el espíritu de sacrificio, del sentido de la responsabilidad, del instinto maternal, o del orden como administradoras del patrimonio común, y de muchas cualidades bellas. Por otra parte, usted como yo la ama. Mucho gusto.

No obstante, en esta historia con la intervención de este personaje de rol doble nos encontraríamos ante la presencia de una incoherencia respecto de la finalidad esencial del film, que al parecer es erradicar miedos, no de producirlos. Menos de naturaleza persecutoria o paranoica.

Aunque en LA SIMULACIÓN EN LA LUCHA POR LA VIDA, su autor José Ingenieros dice que “la simulación es útil en la lucha por la vida, y es un resultado de la adaptación de la lucha al medio, conforme Charles Darwin.”

Por ende, es una realidad natural, social, e individual del ser humano, y de muchas otras especies animales y vegetales. Es fuente de mimetismo.

Y después de todo no estaría tan equivocado que los autores y realizadores de la película hayan incurrido en algo incoherente.

Pues puede contribuir a abrir los ojos de los pequeños sobre la existencia de este recurso natural, ofensivo unas veces, o defensivo otras.

No obstante, el aspecto y la figura de este personaje femenino – la administrativa Roz – es simpático, aunque en el dibujo aparece ostentando un aire algo enérgico y severo.

No sé por qué, no lo sé…

Pero cuando en la pantalla ví a la señorita Roz la asocié involuntariamente con una flor.

Una digresión: Posiblemente hayan degustado una copita de anis. Pero… ¿Conocen la planta del anis? ¿Han visto sus flores?

El personaje ROZ que he mencionado habla lentamente; pero sus ojos se mueven con rapidez, lo que resulta un poco desequilibrado.

Pues una característica no ajusta con la otra, al revés de lo que sucede normalmente en los seres humanos, en los que todo se mueve armónicamente, más o menos al mismo ritmo, manos, piernas, ojos, movimientos del cuerpo, ojos.

Bueno, por alguna particularidad los autores del guión la tenían que poder colocar en el elenco de monstruos.

No obstante, no me pareció engendrador de coherencia, sino de confusión, posible de generarse en una mente infantil.

Pero los ojos movedizos e inquietos que le han dibujado me llamaron la atención.

Pues me hicieron recordar a los de la activa Martinita.

Que es una gnomon, habitante de algunos hornos alquímicos; y célebre en Andorra, un país pequeño al norte de España, conocido consumidor del denominado vulgarmente matamoscas (amanita muscaria, una seta enteógena).

Se la considera un ser pensante (es uno de sus atractivos).

Sus ojos feéricos de los que uno se puede llegar a enamorar a primera vista se hallan dotados con la facultad de ver chispas o lucecitas o fosfenos.

Las semillas de luz, o scintillae (en latín), o denominadas chispas del alma universal se ven también por esos ojos como luminosidades múltiples.

El profesor doctor Carl G. Jung, piensa que “es el estado cuasi-consciente de los contenidos inconscientes representados por lucecitas diseminadas” que se proyectan visualmente en las fantasías de la ensoñación, y en algunos sueños.

La consciencia simbólicamente es la luz.

(En pag. 135 de su obra ARQUETIPOS E INCONSCIENTE COLECTIVO, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1970).

Y ella, la Gonomon sería capaz de realizar labores pesadas, y hasta de enamorar, y de mover montañas sin valerse del uso de la fe, o de palabras mágicas como aquellas de: _ “¡Sésamo, y de una vez ábrase!·”

(Conf. El libro titulado EL HONGO Y LA GÉNESIS DE LAS CULTURAS, por Josep María Fericgla, Ed. Los libros de la liebre de marzo, SL, Barcelona, 1995).

Algunos de los monstruos, por ejemplo el amigable Mike, poseen un solo ojo.

Como aquellas figuras de los cíclopes pertenecientes a las antiguas creencias griegas que disponían de un único ojo en medio de la frente.

En la Odisea de Homero se habla del Cíclope en el libro IX, versos 106-564.

Eran gigantes pastores, y antropófagos, compañeros de ruta que conforme con la leyenda construyeron murallas colosales denominadas ciclópeas.

De ahí viene este vocablo, bastante usado en el mundo culto contemporáneo, y hasta por el “colosal Otto”, un inculto de los tiempos de la Alemania que todo lo quería grande, poderoso, enorme, colosal, ciclópeo.

A otros monstruos los han dibujado con varios ojos.

Alguno posee varias patas (cuatro) dispuestas como la de las arañas y arácnidos (pero tienen ocho).

Los cabellos de la telefonista Celia son serpientes con expresiones benignas.

La idea posiblemente proviene de las “gorgonas”, símbolo de naturaleza femenina que aúna contrarios, como la belleza y la fealdad.

Estas tres lindas nenas – las gorgonas – eran criaturas infernales de la mitología griega, pues asesinaban a quiénes las contemplaban. Adios.

La más famosa es la Medusa.

Sin embargo, la serpiente también es un símbolo de transformación y de autorealización usado en el yoga hindú de la kundalini (Raja yoga).

En el que el adepto, aprendiz, iniciado, o chela, tras una práctica asidua y perseverante de ciertos ejercicios realizados cotidianamente con la debida concentración, logra que la energía interna ascienda, o que parezca hacerlo, por el llamado monte Meru (la columna vertebral) desde el cóccix hasta la cabeza, pasando por los diferentes chacras, y luego consigue que descienda en camino inverso hasta el lugar del sexo, donde produce el consabido éxtasis por varias horas.

En ambas circulaciones, o caminos, ascendente y descendente, la llamada Serpiente Kundalini, en realidad un símbolo de la energía, se va posando o deteniendo en los diferentes chakras o centros de energía de nuestro cuerpo sutil, activándolos, y produciendo como resultado del opus u obra (similar a la alquímica interior), la llamada primera coniunctius, o símbolo de la primera conjunción.

Luego, al cabo de cierto tiempo de perseverancia, por lo común se trata de unos unos meses o años o décadas, el aprendiz de yoga es capaz de realizar por su propia voluntad esta circulación interior de la energía por todo su cuerpo, el que puede convertir a voluntad total o parcialmente en erógeno (al estilo histérico; pero sanamente, no como efecto de una enfermedad; voluntariamente, no involuntariamente).

Y tiene la facultad de producir en su mente un estado placentero de arrobamiento, de beatitud interior, superior en duración e intensidad al orgasmo ordinario, un estado en realidad algo distinto, que se lo ha descripto como un Nirvana.

Esta experiencia es denominada conjunción, boda alquímica, coniunctio definitiva, y representa la unión en vida del alma con el sí mismo, símbolo del Creador en nosotros. Y sucede cuántas veces el Yoga lo desee replicar después mediante la instropección, o la meditación.

Hay muchos caminos para llegar a Roma, también para llegar a esta coronación, a este pequeño cielo en la Tierra.

También, un estado placentero parecido a la paz mental, ausente del conflicto interno propio de la actividad de pensar, es posible de ser inducido por cualquier persona adulta.

Así como lo lee.

Mediante el simple acto de interrumpir el pensar; y el habla interior, esa vocecita nuestra con la que nos hablamos y hablamos todo el día cuando estamos despiertos y que usamos para conversar con nuestros semejantes.

Y que no nos da tregua, ni descanso.

(Enseñanzas del filósofo y conferenciante Hindú Krishnamurti, quien escribió cerca de setenta libros para intentar enseñar a los hombres algo tan sencillo y simple APARENTEMENTE como es el no pensar; pero que resulta muy difícil de conseguir para la mayoría de la gente).

Monologar interiormente nos dificulta descansar óptimamente, producir “endorfinas” u otras sustancias neuro transmisoras del cerebro, ser creativos, ser profundos, tener la cabeza fresca y clara para luego entender mejor, y simplemente lo más importante, la felicidad de gozar de la alegría de vivir.

Conviene, diaria y perseverantemente, por lo menos hacer un poco de silencio mental. O de meditación.

Por lo explicado en los párrafos precedentes, esas serpientes inofensivas en la cabeza de Celia, me hicieron pensar que entonces sería una monstruo realizada e iluminada.

Resulta notable que el dibujante haya dotado a una telefonista, de un atributo simbólico representativo de ese estado de iluminada, ya que por su labor transcurre buena parte de su tiempo obligadamente en dirección opuesta : Comunicando, y hablando.

Para mí, es original; pero me parece incoherente. Pero esta apreciación es válida únicamente para mí, y para informados.

Randall Boggs, otro de los personajes, en cambio tiene como los hombres únicamente dos ojos. Se trata de un “asustador” que posee facultades miméticas o sea puede imitar. Parece un mal compañero.

Waternoose es un monstruo con una nariz de goma.

Otros de los personajes es Sulley, un monstruo muy agradable, por lo bueno, y por lo compasivo. Da gusto ver a alguien con esta personalidad en acción.

Boo, también me agradó. Igualmente, Team, un monito verde.

Pero sigue el listado de Monstruos con Fungus, James, Gatito, etc.

En definitiva, quiero también expresar que es una película tierna; y para que todos vivan un momento divertido. No se confunda, que realmente es para chicos, y para grandes.

Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux).

FIN.

————–&———–

E-Mail:jovialiste@yahoo.com

————–&————