¿AMOR A PRIMERA VISTA? (Cuento humorístico picaresco), por G. Jovialiste.

¿AMOR A PRIMERA VISTA?
por GRAND JOVIALISTE (Dr. Eduardo Brieux)
CUENTO CÓMICO PICARESCO.
Es propiedad intelectual del autor.

Inscripción E. N° 186.656/2002

——–&——-

Creo que el único amor posible para un ser humano es el que se origina en la primera impresión:
El amor a primera vista que no depende de ninguna otra consideración posterior.

Ese amor es amor y nada más que amor, excepto tal vez a todo lo demás.

Y yo soy de los que una vez que ven a una dama ya mismo quieren ir al Infierno rojo para verlo pintado de azul.

Pues a quién no se le van los ojos cuando contempla a alguna de esas mujeres modernas que desde antiguo nos enloquecen a los hombres.

¿NO SE LES HACE AGUA LA BOCA?

No hace falta conocerlas.

¿Conocer qué?

¡SI ESTÁ A LA VISTA! A mi ME BASTA con lo que se ve, o con lo que se adivina bajo la ropa. Y SOBRA.

Especialmente, SI NO FALTA EN CIERTAS ZONAS.

Siempre he pensado así.

Por eso cuando conocí a una señora divina naturalmente me enamoré a primera vista.

Y sentí amor. Únicamente amor. Sin importarme nada de nada. Ni quién era, ni que hacía, ni quiénes eran los de su familia, ni si era rubia de verdad, ni cuántos Euros tenía, ni….ni ni.

Como de natural soy impetuoso, y mi corazón ardía intensamente, de inmediato me dirigí a ella, y le abrí mi pecho. Saltó una pulga:

_ ¡TE QUIERO, MI AMOR! ¡JUNTÉMONOS!

Pero en tanto se rascaba me echó un balde de agua helada que tras pasar por la zona se escurrió por debajo del pantalón:

_ ¡EPA! ¡UN MOMENTO! …. ¡QUE YO SOY CASADA! – me respondió con una voz que sentí muy fría y tronante.

Oh, había dado con una opresora típica.

_ ¿Señora? – quise saber bobamente – ¿En santos óleos?

Me contestó con cajas destempladas: _ ¿Qué crees que soy? ¿Pintora?

Yo no lo podía creer.

Y añadió, para peor: _ Además tengo varios hijos. LO NUESTRO ES IMPOSIBLE.

Intenté que entrara en razones:

_ Pero mi amor si todavía no hay nada nuestro. Ni nos conocemos. Dame una oportunidad de intimar un poco más, o en el lecho. El amor a primera vista no existe. Es lo que yo creo, lo que siempre pensé: La gente se casa después de conocerse bien, muy bien. A veces, hacen falta varias décadas. Yo creo en el amor a largo plazo y con algunos intereses.

Me respondió aparentemente muy enojada:

_ ¡SÍ PERO LO MÍO NO ES AMOR SINO ES DESAMOR A PRIMERA VISTA, Y SE ACABÓ! ¡LO NUESTRO SE ACABÓ DEFINITIVAMENTE! ¡Y SI TE LO DIGO YO, ES ASÍ! ¡TE VAS, TE VAS! PUEDES LLEVARTE TUS ZAPATOS Y TUS PANTALONES. LO DEMÁS QUEDA ACÁ: EL PAVIMENTO Y TODO ESO.

Quedé amoscado. Estaba en la ruina. Gracias por avisarme. Con que ganas hubiese querido haber sido sordo como Behetoven.

_ Lo siento – dijo – y riendo se escapó para su casa, pues tenía que cambiar el tabaco de la pipa del hijo mayor.

Así pasaron varias horas. Entretanto – se lo pueden imaginar – mi corazón sufría lo indecible, me sentía en las últimas, con fiebre y con un gran dolor en el alma si es que hay alma en un tipo como yo, y realmente estaba destrozado sentimentalmente porque estaba viendo una telenovela lacrimógena de media hora a las cuatro de la tarde.

Bueno a la Fulana de mi cuentito con tantas tentaciones en dos piernas que andan taconeando por Barcelona no me iba a ser difícil olvidarla ese mismo día si salía a pasear por la calle.

Sí señoras y señores: ¡ESE MISMO DÍA!

Pero no podía. Soy un obstinado. Cuando una cara bonita se me pone en la mente, no la puedo borrar por un rato. Y en ocasiones, es increíble: ¡Hasta me ha durado más de un día!

Esta vez era la mujer más hermosa del mundo entero.

¡Porque era la mujer de mis sueños! Quizás el rato habría de ser algo más largo. ¿Y podría ser que durará hasta los sueños de la noche siguiente? ¿Estaría con insomnio?

 

VISTA DE LA CIUDAD DE BARCELONA

 

Entonces, el Diablo entró en el asunto, si no es que ya lo está desde que nací. No sé.

Pues a la mañana siguiente la tropecé en la calle o fue una baldosa.

Esta vez, ella buscó mi mirada con insistencia. ¡Qué ojos! Parecían dos semáforos en rojo. Lógicamente nos detuvimos, y entretanto esperábamos el cambio de luces me le declaré:

_ ¡TE AMO!¡TE AMO COMO NUNCA NADIE AMÓ JAMÁS! ¡Y A PARTIR DE ESTE MISMO INSTANTE YA NO HABRÁ NINGUNA OTRA MUJER PARA MI! (En eso una pasó al lado nuestro, maldición que me perdí).

_ ¿Cómo que no va a haber? ¡Sí que va a haber! – contestó. ¡Y se sonreía! (¿Habría logrado halagarla?).

Entonces arremetí a fondo: _ ¡ESTOY SEGURO DE MI AMOR POR TI PORQUE TE JURO QUE ESTE SENTIMIENTO ES ALGO INCOMENSURABLE!

Sin embargo, sonriendo ella me interrumpió:

_ ¡Ah, sí!… ¡Deténte! No seas precipitado..

Me quedé mirándola en silencio. Entonces me aclaró:

_ Tengo una hermanita gemela; tal vez podrías conocerla y virar tu amor hacia ella. Es como yo, aunque hay grandes diferencias.

_ ¡Oh carajo! ¡Qué mala suerte! Ahora me vió candidato para la hermana fea. – para mi me dije mordiéndome la lengua para no saltar de rabia ante estafa semejante.

Y casi carraspeando, quise saber los alcances de la desgracia _ DIFERENCIAS: … ¿DE MEDIDAS?

Pero respondió prontamente: _ No, tonto. Es soltera, y MÁS LINDA QUE YO.

¿Más linda que ella? ¡ERA UN IMPOSIBLE!

Pero casi salto de alegría, y exclamé: _ ¡Ah, qué bien! – y tras un segundo, la indagué – ¿Y entonces?

Pero ella se limitó a decir: _ Re tonto: ¿La quieres conocer, o no?

Como no podía ser de otro modo le contesté que: _ ¡Por supuesto!

Pero me explicó que había un problema: _ Hay un obstáculo. Ella ha hecho dinero. Claro que con su trabajo.

La tranquilicé: _ ¡Es muy meritorio eso que hace tu hermana!

Se explayó: _ Jajajajá…., claro….¡SI SUPIERAS …. EN TODAS LAS POSICIONES! – y bajó los ojos para abajo para instruirme seriamente:

_ Si te “casas” con ella, tendrás que acostumbrarte pues su horario es de noche hasta la madrugada.

Le respondí instintivamente:

_ ¡No, no hay problema! Yo duermo y ella trabaja. ¿Qué mejor? Además tengo mi buen dinero en el Banco y estoy habituado a vivir de rentas.

Contestó como si le hubiese dado caramelos:

_ ¿Dinero? ¿En el Banco? ¡Rentas! – y agregó – _ ¡Ah, qué bueno! Creo que le vas a gustar. Pero como tu cara asusta, claro está que se tendrá que vendar los ojos.

Y bajando la voz me dijo:

_Pero está lo del diente.

_ ¿Qué le pasa al diente? – la interrogué atemorizado.

Respondió: _ Nada muy grave: Es postizo y de oro. No se le ve sino cuando se ríe. Claro, que Dulce tiene la risa fácil.

¡DULCE! ¡El nombre de mujer más exquisito que se pueda oir! ¡LA RISA FÁCIL! ¡Justo lo que me agrada más en el sexo opuesto! Faltaba que supiera conectarse a Internet.

En efecto: ¡HACÍA PROGRAMAS!

¡Qué alegría fenomenal! Me puse loco de contento.

Me dio su e-mail, y quedamos que cuando hablara de mi no se olvidaría de mencionarle mi vientre prominente y las verrugas en la cara.

Me concertó una cita para esa misma medianoche en videoconferencia real.

Eran las doce, y ahí….estaba Dulce.

Era cierto, y lo es. Es aún más hermosa que su hermana.

Naturalmente….. ¿Qué otra cosa? …. Amigas, amigos, como lo suponen: ¡Me enamoré a primera vista!

Eso sí. Aunque vivimos juntos, pago la conexión como cualquier hijo de vecino, puesto que Dulce se enamoró de mi cartera.

Pero no sé si a primera vista.

 

Grand Jovialiste.

——-&—-